Rentacar España

Tapas Sevilla

La cultura del tapeo ofrece desde el sabor más elaborado de guisos y platos calientes, hasta la preparación más sencilla de las tapas frías y ligeras. Los bares sevillanos se especializan en distintas y variopintas tapas, incluso se pueden inventar nuevos sabores a los que se les asigna sus correspondientes denominaciones. El tamaño de las mismas permite probar una gran diversidad de sabores sin llenar el estómago demasiado.

Tapas en Sevilla

El tapeo ha sido denostado, ensalzado, mostrado, ocultado, criticado y alabado. Y ahí sigue, vivo y en continua experimentación, recordando sus orígenes, adaptándose al gusto de los nuevos paladares, contentando a los más puristas. Es decir, manteniendo la tradición y en constante renovación.

La cultura del tapeo se extiende por todos los rincones de Sevilla. Convive con la gastronomía de mesa y mantel, en perfecta conjunción y mutua potenciación. Ayudando, en definitiva, a hacer del sector de la hostelería uno de los más dinámicos de nuestra economía, aportando calidad y buen hacer. Y por supuesto, el tan ansiado binomio riqueza y empleo. Tapear en Sevilla, posiblemente la "patria de la tapa", no sólo es una apetitosa y arraigada tradición que los sevillanos practican con asiduidad, sino también una excelente muestra de nuestra cultura y gastronomía, reconocida en toda España y en el extranjero como de obligada referencia para todo aquel que quiera conocer y sentir nuestra ciudad, participando de su saber-vivir, su hospitalidad y su alegría.

Según gustos y costumbres: tapas frías o calientes, de cocina (auténticos "platillos"), sencillas o elaboradas, tentempiés o contundentes, para acompañar la bebida o viceversa... Sin olvidarnos de lo innovador, la "tapa creativa", producto del ingenio y saber hacer de nuestros cocineros, que conjugan a la perfección, en el aparentemente modesto espacio de una tapa, la tradición y el gusto más actual de la manera más apetitosa.

Como tapas destacadas de la cultura gastronómica de la Ciudad, podemos citar los pinchos morunos (pequeñas brochetas de carne de ternera con un fuerte condimento de especias); los "soldaditos de pavía" (trozos de pescada o bacalao rebozados en harina y levadura y fritos en aceite de oliva); los caracoles y las cabrillas (en épocas veraniegas); las patatas aliñadas; y la ensaladilla rusa. Todo ello con el complemento de las aceitunas gordales, sevillanas, negras, aliñadas o manzanilla. Junto a todo esto, cualquier suerte de chacina es buena para tapear: caña de lomo, morcón, jamón ibérico, etc. El queso es otro de los protagonistas de las barras de los bares, para comerlo en taquitos. Los "montaditos" son otra especialidad del rito del tapeo. Su lista puede ser interminable, ya que esos pequeños bocadillos soportan un numero de combinaciones de ingredientes infinitas: de palometa y queso, de "pringá", de secreto ibérico, de lomo, de roquefort, de carne mechada, los "capotes" (con melva y pimiento morrón)...

Por último, el pescado frito "resuelve" la cena de muchos hogares sevillano. Se trata de trozos de pescado enharinado y frito en aceite de oliva, que una vez adquirido en cartuchos de papel, se degusta tanto en casa como en las terrazas de los bares. Sus principales protagonistas son la pescada, el cazón en adobo, los calamares, las croquetas, las gambas fritas, las puntillitas y las huevas.



Sevilla Ocio Informacion

  • Bellas artes Sevilla
  • Cine Sevilla
  • Comercio Sevilla
  • Congresos Sevilla
  • Deportes Sevilla
  • Dulces Sevilla
  • El Rocio Sevilla
  • Feria de Abril
  • Fiestas de Sevilla
  • Golf Sevilla
  • Instalaciones Deportivas
  • Isla Magica Sevilla
  • Opera Sevilla
  • Palacio de Exposiciones y Congresos
  • Restaurantes Sevilla
  • Semana Santa Sevilla
  • Sevilla F.C.
  • Tablaos Flamencos Sevilla
  • Tapas Sevilla
  • Teatros Sevilla
  • Toros Sevilla
  • Turismo Sevilla
  • Rentacar España